Sintetizar y El habito de los 30 segundos

Poner por escrito aquello que nos ha ocurrido a lo largo del día es una sencilla manera de organizar nuestra mente, distinguir lo importante de lo accesorio y, además, constituye un buen prolegómeno para la acción.

En una línea semejante se encuentra aquello que la emprendedora Robyn Scott proponía en un artículo publicado en Medium, y que ha circulado rápidamente por internet como una reveladora herramienta para nuestro éxito personal. El consejo no es suyo, sino que tiene ya unas cuantas décadas de antigüedad, y hay quien lo sigue de manera inconsciente.

Scott, fundadora de organizaciones como OneLeap o Introsto, lo aprendió después de una reunión con un consultor y escritor con el que se encontró con el objetivo de trabajar en un proyecto en África. Este, a su vez, lo había aprendido de su abuelo, que nació durante el siglo XIX.

Rápidamente, la empresaria notó que su interlocutor apenas abría la boca pero, cuando lo hacía, contribuía a reenfocar el debate y evitaba que se fuesen por las ramas.

Él estaba en su adolescencia, a punto de comenzar la escuela secundaria, cuando su abuelo lo llevó a un lado y le dijo lo siguiente:

Inmediatamente después de cada conferencia, reunión o experiencia significativa, tómese 30 segundos, ni más ni menos, para anotar los puntos más importantes. Si siempre haces esto, dijo su abuelo, e incluso si solo haces esto, sin otra revisión, estarás bien.

Él lo hizo, y lo fue. En todo lo que ha hecho desde entonces, con tal logro, y con espacio suficiente para experimentar la vida con tanta riqueza. Más tarde incluyó en el pacto a sus dos hijos, quienes se han destacado en sus jóvenes carreras.

 

Robyn Scott dice que esto es lo que he encontrado hasta ahora:

No se trata de tomar notas: no piense, solo porque escribe todo en una reunión, que está exento de la suma de 30 segundos. Aunque breve, este ejercicio es completamente diferente de tomar notas. Es un acto de interpretación, priorización y toma de decisiones.

Es un trabajo duro: decidir qué es más importante es agotador. Es increíble lo fácil que es decirte a ti mismo que has capturado todo lo que importa, para encontrar excusas para evitar este breve sprint mental, una especie de 100 metros para tu cerebro.

El detalle es una trampa: pero precisamente porque con tanta frecuencia, ostensiblemente, capturamos todo, y así evitamos el arduo trabajo de decidir qué es lo que cuenta, que todo vale menos. Gran parte de la excelencia es, por supuesto, el arte de la eliminación. Y la revisión de 30 segundos te detiene usando la cantidad como una excusa.

Debe actuar rápidamente: si espera unas pocas horas, puede recordar los hechos, pero pierde el matiz. Y esto hace toda la diferencia al decidir lo que importa. Ya sea el tono en la voz de alguien, o la forma en que una sugerencia aparentemente simple despierta a tantos otros, o la sombra de una idea en tu mente provocada por un comentario que pasa.

Aprendes a escuchar mejor y haces mejores preguntas: una vez que te acostumbras a la revisión de 30 segundos, comienza a cambiar la forma en que prestas atención, ya sea escuchando una charla o participando en una discusión. Es como aprender a detectar una melodía simple en medio de una cacofonía de sonido. Y a medida que escuche con mayor concentración, y haga mejores preguntas que generen respuestas procesables, entonces su revisión de 30 segundos se vuelve más útil.

Puede ayudar más a los demás: gran parte de lo que hace que el corte de 30 segundos sean observaciones sobre lo que le importa a otras personas. Incluso si el propósito es ayudar a manejar mejor los diferentes intereses en las conversaciones futuras, también lo ayuda a comprender las necesidades de los demás y así resolver sus problemas.

Se vuelve más fácil y más valioso: cada vez que prácticas, se vuelve un poco más fácil, un poco más útil y uGrupo Emprenden poco más divertido.

Parece que con este simple ejercicio tu nivel de eficacia y eficiencia mejora considerablemente debido

básicamente a que la obligación de sintetizar en 30 segundos nos obliga a modificar nuestros patrones de atención haciendo que aprendamos a escuchar mejor y a hacer mejores preguntas para clarificar situaciones confusas.

Los que tienen experiencia en el trabajo práctico deben estudiar la teoría y leer a conciencia. Sólo así podrán sistematizar y sintetizar sus experiencias para elevarlas al nivel de la teoría, y no tomarán sus experiencias parciales por verdades universales, ni caerán en el error del empirismo.

 

Lee también

El sueño en el aprendizaje

En el aprendizaje, la práctica lo hace permanente

Procrastinación

Uso de los modos Enfocado y Difuso

Las Emociones y el aprendizaje

Aprendizaje por Actitud

Creatividad y resolución de problemas

2 thoughts on “Sintetizar y El habito de los 30 segundos”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *