El sueño en el aprendizaje

Nos puede sorprender enterarnos de que sólo estar despierto genera productos tóxicos en nuestro cerebro.

¿Cómo se deshace el cerebro de estos venenos?

Resulta que cuando dormimos, nuestras células cerebrales se encogen, esto provoca un aumento en el espacio que hay entre nuestras células cerebrales, es como desbloquear un arroyo. Los fluidos pueden fluir entre las células y llevarse las toxinas.

Entonces, el sueño, que a veces parecer como una pérdida de tiempo, es en realidad la forma en que nuestro cerebro se mantiene a sí mismo limpio y saludable.

Vayamos directo a la idea crítica, tomar un examen sin haber dormido suficiente quiere decir que estás operando con un cerebro que tiene algunas toxinas metabólicas flotando a su alrededor. Los venenos impiden que pensemos con claridad.

Es como si intentáramos manejar un automóvil que tiene azúcar en el tanque de gasolina, no funciona muy bien. De hecho, dormir poco no sólo hace que salgas peor en los exámenes, sino que además, dormir poco durante mucho tiempo también se puede asociar a todo tipo de condiciones perjudiciales, incluyendo dolores de cabeza, depresión, enfermedades cardiacas, diabetes, e incluso morir antes de tiempo.

Pero el sueño hace mucho más que sólo permitir que nuestro cerebro elimine las toxinas, de hecho, es parte importante del proceso de la memoria y del aprendizaje. Parece que durante el sueño, nuestro cerebro pone en orden las ideas y conceptos que aprendemos y en los que pensamos. Borra las partes menos importantes de los recuerdos y al mismo tiempo fortalece las áreas que necesitamos o deseamos recordar.

Durante el sueño, el cerebro también ensaya algunas de las partes más difíciles de cualquier cosa que estemos intentando aprender, repitiendo y repitiendo los patrones neurales para profundizarlos y fortalecerlos.

También se ha demostrado que el sueño hace una gran diferencia en nuestra capacidad para resolver problemas y para entender lo que estamos intentando aprender. Es como si la desactivación completa de nuestro yo consciente en la corteza prefrontal que está al frente del cerebro ayudara a otras áreas del cerebro a empezar a hablar más fácilmente entre sí, permitiéndoles generar una solución neural a nuestra tarea de aprendizaje mientras estamos durmiendo.

Por supuesto, debemos también plantar la semilla de nuestro modo difuso trabajando primero en el modo concentrado o enfocado. Si repites lo que estás aprendiendo justo antes de tomar una siesta o de dormir por la noche, tienes una mayor probabilidad de soñar con eso.

Si vas más allá y mantienes en mente que quieres soñar con el material, pareciera que aumentas aún más tus probabilidades de soñar con eso. Soñar con lo que estás estudiando puede mejorar sustancialmente tu capacidad para entender.

De alguna manera consolida tus recuerdos en fragmentos más fáciles de captar.

Relación entre el sueño, el aprendizaje y la consolidación de recuerdos significativos

Mientras estamos durmiendo se producen dos tipos de sueño: el sueño paradójico (SP) o sueño de movimientos oculares rápidos (MOR) que hace referencia al período de sueño durante el cual se presentan brotes de ondas cerebrales rápidas en el registro electroencefalográfico, junto con movimientos oculares también rápidos. Este sueño se caracteriza por una actividad cortical muy rápida, actividad muscular esporádica e irregularidades respiratorias y cardíacas. También existe el sueño no paradójico (SNP) o no-MOR, que se refiere a todas aquellas etapas del sueño durante las cuales el sujeto está dormido pero no presenta movimientos oculares rápidos.

Se ha descubierto que complejas interacciones neurofisiológicas entre el tallo y estructuras límbicas cerebrales intervienen en la relación entre el sueño paradójico y la consolidación de la memoria. Aunque todavía no se ha aclarado el vínculo exacto neurofisiológico y bioquímico, parece que durante el sueño paradójico hay síntesis de proteínas íntimamente relacionadas con la consolidación de la memoria del individuo.

Existen unas “ventanas” mientras estamos durmiendo, durante las cuales la presencia de sueño paradójico efectivamente incrementa la consolidación de la memoria y la privación e este sueño promueve claramente el olvido, y hay otros períodos en que el sueño paradójico no parece esencial en relación con la memoria.

Todos los estudios parecen indicar que entre las posibles funciones del sueño paradójico, una de las más aparentes es la de reprocesar activamente y consolidar trazas de memoria de aprendizajes realizados en los días o semanas anteriores. Existe, por tanto, una importancia entre el dormir bien y las horas suficientes, con el rendimiento óptimo en los estudios o en la vida cotidiana.

Lee tambien

En el aprendizaje, la práctica lo hace permanente

Procrastinación

Uso de los modos Enfocado y Difuso

Las Emociones y el aprendizaje

Aprendizaje por Actitud

5 thoughts on “El sueño en el aprendizaje”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *