La memoria y el aprendizaje

Cuando vemos hacia atrás, pensando en la niñez, o recordando algunas palabras de Ingles u otro idioma, o recordamos una de las ecuaciones de Maxwell, estamos recurriendo a porciones de nuestro cerebro que están involucradas en la memoria a largo plazo, y lo que estamos intentando hacer es mantener algunas ideas en mente para conectarlas juntas de modo de lograr entender un concepto o resolver un problema, estamos utilizando la memoria de trabajo.

Obviamente, a veces traemos cosas a colación de nuestra memoria a largo plazo a  nuestra memoria de trabajo, para poder pensar en eso.

Entonces, los dos tipos de memoria están relacionados. Existen muchas formas diferentes de encausar nuestra comprensión de un recuerdo, pero aquí vamos a hablar sólo sobre estos dos sistemas principales de memoria, la memoria de trabajo y la memoria a largo plazo.

La memoria de trabajo es la parte de la memoria que tiene que ver con lo que estamos procesando inmediata y conscientemente en nuestra mente.

Nuestra memoria de trabajo está centrada en la corteza prefrontal, aunque existen también conexiones a otras partes de nuestro cerebro, de modo que podamos tener acceso a los recuerdos a largo plazo.

Los investigadores solían pensar que nuestra memoria de trabajo podía contener alrededor de 7 artículos o fragmentos, pero ahora se cree que la memoria de trabajo puede contener sólo cerca de 4 fragmentos de información.

Tendemos a agrupar automáticamente los recuerdos en fragmentos, por lo que pareciera que nuestra memoria de trabajo es mayor de lo que es en realidad. Aunque nuestra memoria de trabajo es como un pizarrón, no es un pizarrón muy bueno.

Muchas veces es necesario seguir repitiendo lo que  estamos intentando aprender para que se quede en nuestra memoria de trabajo.

Por ejemplo, a veces te repites a ti  mismo  un número de teléfono hasta que tengas la oportunidad de escribirlo.

La repetición es necesaria para que los vampiros metabólicos, es decir, los procesos disipadores naturales, no hagan desaparecer esos recuerdos.

Puede que por ejemplo cierres los ojos para evitar que otros asuntos se entrometan en las limitadas ranuras que hay en tu memoria de trabajo  mientras te concentras.

Entonces, sabemos que la memoria a corto plazo es algo así como un pizarrón mental ineficiente.

La otra forma de memoria, la de largo plazo, es como un almacén de depósito, y tal como un almacén, se distribuye en una gran área.

Los diferentes tipos de recuerdos a largo plazo se almacenan en diferentes regiones del cerebro. La investigación ha demostrado que para intentar convertir un recuerdo de corto plazo en uno a largo plazo, necesitamos volverlo a visitar al menos varias veces para aumentar las probabilidades de que lo podamos encontrar después cuando lo necesitemos.

La capacidad de almacenaje de la memoria a largo plazo es inmensa.

Tiene espacio para billones de asuntos.

De hecho, puede haber tantos asuntos que se pueden enterrar unos a los otros, haciendo difícil que encuentres la información que necesites a menos de que la practiquemos y la repitamos al menos algunas veces.

La memoria a largo plazo es importante porque  allí almacenamos los conceptos y técnicas fundamentales que frecuentemente están involucradas en lo que sea que estemos aprendiendo.

Cuando nos encontramos con algo nuevo, a menudo utilizamos nuestra memoria de trabajo para manejarlo. Si deseamos mover esa información a nuestra memoria a largo plazo, a menudo hace falta invertir tiempo y práctica. Para ayudar a este proceso, usen la técnica llamada repetición espaciada.

Esta técnica involucra repetir lo que estamos intentando retener, pero lo que hay que hacer es espaciar esas repeticiones, repetir una palabra nueva de vocabulario o una técnica para resolver problemas, por ejemplo, durante varios días.

Extender su práctica durante varios días hace una verdadera diferencia. La investigación ha demostrado que si intentamos pegar cosas a nuestra memoria repitiendo algo 20 veces en una noche, por ejemplo, no se pegará tan bien como si practicamos la

misma cantidad de veces a lo largo de varios días.

Es como construir una pared de ladrillo, si no dejamos que pase el tiempo necesario para que el cemento se seque, esto es, el tiempo que hace falta para que las conexiones sinópticas se formen y se fortalezcan, no tendremos una estructura muy buena.

Lee también

Sintetizar y El habito de los 30 segundos

El sueño en el aprendizaje

En el aprendizaje, la práctica lo hace permanente

Procrastinación

Uso de los modos Enfocado y Difuso

Las Emociones y el aprendizaje

Aprendizaje por Actitud

Creatividad y resolución de problemas

4 thoughts on “La memoria y el aprendizaje”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *