Cómo formar un fragmento para aprender

Vamos a revisar un poco el contexto relacionado con cómo hacer un fragmento. Si están aprendiendo a tocar una canción difícil en la guitarra, la representación neural de la canción en tu mente puede considerarse como un fragmento bastante grande. Primero escucharías la canción, tal vez incluso verías a otra persona tocando la canción, especialmente si eres un principiante que está aprendiendo cosas como sostener la guitarra.

Captar un sentido inicial del patrón que quieres dominar por ti mismo es similar para el caso de la mayoría de los temas o destrezas. A veces tienes que captar pequeños pedazos de canciones que se convierten en fragmentos, que a su vez se van uniendo en fragmentos más grandes. Por ejemplo, durante varios días, podrías aprender cómo colocar suavemente los acordes en una guitarra y cuando los has dominado, los podrías unir a otros acordes que hayas aprendido, uniéndolos gradualmente de modo que puedas tocar la canción.

Cuando aprendes un deporte, digamos baloncesto, fútbol o golf, tienes que captar y dominar diversos trozos y pedazos de las destrezas necesarias. Estás creando pequeños minifragmentos neurales que después puedes ir tejiendo gradualmente en fragmentos neurales más grandes. Después, puedes unir esos fragmentos grandes convirtiéndolos en fragmentos aún más grandes y más complejos a los que puedes recurrir en un instante por reacción, por ejemplo, como patear o jugar con una pelota de fútbol que se atraviesa en tu camino. Los mejores fragmentos son los que están tan bien incrustados que ni siquiera tienes que pensar conscientemente en conectar y unir el patrón neural.

De hecho, ese es el punto de convertir ideas, movimientos o reacciones complejas en un fragmento único. Puedes ver esto en el aprendizaje de idiomas, muchas veces, cuando estás empezando a aprender, hace falta mucha práctica sólo para lograr usar el matiz, tono y acento apropiados de una única palabra. Encadenar oraciones improvisadas involucra la capacidad de mezclar creativamente varios minifragmentos y fragmentos complejos en el idioma nuevo. Para que entiendan lo que quiero decir, intenten repetir el siguiente trabalenguas en el idioma indio de Kannada. Vea el siguiente video después de intentar

“Hola, soy Shilpa Konkani. Soy un hablante nativo de Kannada que es uno de los idiomas más antiguos que se hablan en la India. Hoy voy a compartir con Ustedes un trabalenguas en Kannada. Entonces, comencemos. Terikere yri male muru kari kurimari meyuthiddavu.”

 

No es fácil, ¿cierto? A menos de que sean hablantes nativos de Kannada, pero el idioma fue aprendido poco a poco.

Aprender matemáticas y ciencia involucra el mismo enfoque, cuando estás aprendiendo material nuevo de matemáticas y ciencia, a menudo te dan muestras de problemas con sus soluciones. Esto es porque, cuando estás tratando de entender por primera vez cómo solucionar un problema, tienes una carga cognitiva pesada.

Entonces, es una ayuda empezar a trabajar usando un ejemplo. Es como oír una canción por primera vez antes de intentar tocarla tú mismo. Muchos detalles de la solución están ahí y tú sólo tienes que reconocer por qué se dieron esos pasos de esa forma. Esto te puede ayudar a ver los rasgos clave y a subrayar los principios de un problema.

Una inquietud que surge, en cuanto al uso de problemas de ciencia y matemática ya resueltos, para empezar a formar fragmentos es que puede ser demasiado fácil concentrarte en cómo funciona un paso individual, en vez de ver la conexión entre los pasos. Es decir, en por qué este paso individual es lo siguiente que hay que hacer.

Mantén en mente que no estoy hablando sólo de un enfoque, un enfoque en el que no tengas que pensar, cuando estés siguiendo una solución que te dan ya lista, es más como usar un mapa que te ayude cuando estés viajando a un lugar nuevo. Préstale atención a lo que pasa a tu alrededor cuando estés usando el mapa y pronto serás capaz de llegar a cualquier lugar por tu cuenta. Incluso serás capaz de encontrar formas nuevas de llegar.

Pasos básicos para formar un chunk o fragmento.

Cada disciplina es un poco diferente, hacer fragmentos en historia, por ejemplo, es bastante diferente a hacerlos en química o en karate. Nos enfocaremos tendiendo a explicar un poco más el proceso de hacer fragmentos en cuanto a ideas mentales, más que en cuanto a movimientos físicos corporales. Verán que los dos enfoques están muy relacionados, tanto si están aprendiendo algo mental como si están aprendiendo algo físico, encontrarán aquí algunas ideas útiles.

El primer paso para hacer fragmentos es simplemente concentrar toda tu atención en la información que quieres fragmentar o convertir en chunks. Si tienes la televisión haciendo ruido en el fondo, o si revisas cada pocos minutos tu teléfono o tus mensajes de computadora, se te va a hacer muy difícil hacer fragmentos, porque tu cerebro en realidad no se está concentrando en fragmentar el nuevo material.

Cuando empiezas a aprender algo, estás haciendo nuevos patrones neurales y conectándolos con patrones preexistentes que están desperdigados por muchas áreas del cerebro. Tus tentáculos de pulpo, llamémoslos así, no pueden agarrar algo bien si algunos de ellos están ocupados en otros pensamientos, usando algunas de las limitadas ranuras de tu memoria de trabajo.

El segundo paso para fragmentar es entender la idea básica que estás intentando fragmentar, sea que se trate de entender un concepto como la deriva continental, de ver la conexión entre los elementos básicos de la trama de una historia, entender el principio económico de la oferta la demanda, o comprender la esencia de un tipo particular de problema matemático.

Los estudiantes a menudo pueden sintetizar la esencia, es decir, descifrar la idea o las ideas principales, bastante naturalmente, o al menos pueden entender esas ideas si permiten que sus modos de pensar, enfocado y difuso, se turnen para ayudarlos a entender lo que está sucediendo.

Entender es como una superpegada, que ayuda a mantener unidas las huellas de memoria subyacente. Crea huellas extensas e influyentes que se pueden enlazar con otras huellas de memoria.

¿Puedes crear un fragmento si no entiendes? Sí, pero muchas veces es un fragmento inútil que no se ajustará ni se relacionará con otros materiales que estés estudiando

Habiendo dicho esto, es importante darse cuenta de que, sólo entender cómo se resolvió un problema, por ejemplo, no crea necesariamente un fragmento al que puedas recurrir fácilmente más adelante en tu mente. No confundan un progreso en la comprensión con experiencia sólida.

En parte por esto, puedes entender una idea cuando la profesora la explica en clase, pero si no la repasas bastante cerca del momento en que la aprendiste, puede parecerte incomprensible cuando llegue el momento de prepararte para un examen.

En los temas relacionados con matemática y ciencia, cerrar el libro y ponerte a prueba para ver si puedes resolver por ti mismo el problema que crees que entiendes, acelerará tu aprendizaje en esta etapa.

Con frecuencia te darás cuenta de que la primera vez que de verdad entiendes algo es cuando realmente lo puedes hacer por ti mismo.

Sucede igual en muchas disciplinas, sólo ver la pintura que hizo otra persona no quiere decir que tú puedes realmente crear esa pintura tú mismo, y sólo oír una canción no te dará la experiencia necesaria para cantarla de la misma manera resonante.  Sólo porque lo ves o incluso, porque lo entiendes, no quiere decir realmente que lo puedes hacer.

Sólo hacerlo tú mismo te ayuda a crear los patrones neurales que están por debajo de la verdadera maestría.

El tercer paso para la fragmentación o chunking es entender el contexto, de modo que veas no sólo cómo, sino también cuándo usar ese fragmento. Contexto quiere decir ir más allá del problema inicial y ver con más amplitud, repetir y practicar con problemas relacionados y no relacionados, de modo que puedas ver no sólo cuándo usar el fragmento, sino también cuándo no usarlo.

Esto te ayuda a ver cómo tu fragmento recién formado se ajusta al panorama más grande, en otras palabras, puede que tengas una herramienta nueva en tu caja de herramientas de problemas o estrategias, pero si no sabes cuándo usar esa herramienta, no te va a servir de mucho.

En definitiva, la práctica te ayuda a ampliar la red de neuronas que están conectadas a tu fragmento, asegurando que no sólo esté firme, sino que también sea accesible desde muchos senderos diferentes.

Como pueden ver en esta ilustración que va de arriba hacia abajo y de abajo hacia arriba, el aprendizaje sucede de dos maneras.

  • Hay un proceso de fragmentación que va de abajo hacia arriba, donde practicar y repetir te puede ayudar a construir y fortalecer cada fragmento, de modo que puedas acceder a él siempre que lo necesites.
  • Y también hay como un proceso que va de arriba hacia abajo, que te permite ver lo que estás aprendiendo y dónde se puede ajustar. Ambos procesos son vitales para dominar el material. El contexto es donde se encuentran lo que va de abajo hacia arriba y lo que va de arriba hacia abajo.

Para aclarar aquí, la fragmentación puede implicar que aprendas cómo usar una cierta técnica para solución de problemas. El contexto significa aprender cuándo usar esa técnica y no alguna otra.

Darle un vistazo de dos minutos a un capítulo de un libro antes de empezar a estudiarlo, viendo las imágenes y los títulos de las secciones, te puede permitir que tengas una idea del panorama general. Lo mismo sucede si oyes una conferencia muy bien organizada.

Este tipo de actividades te puede ayudar a saber dónde colocar los fragmentos que estás construyendo, cómo se relacionan los fragmentos unos con otros, tal como lo ves aquí, con la imagen del hombre en el automóvil.

Aprende primero los conceptos o puntos importantes.

Generalmente éstas son las partes clave del esquema de un buen instructor o libro, de los diagramas de flujo, tablas o mapas conceptuales. Una vez que hayan hecho esto, llenen los detalles. Aún si faltan algunas de las piezas de rompecabezas cuando terminen de estudiar, podrán ver la imagen grande o general.

Para resumir, los fragmentos se construyen mejor con la atención concentrada, entendiendo la idea básica, y practicando para que dominen el tema y tengan una idea del contexto y del panorama general. Éstos son los pasos esenciales que hay que dar para hacer un fragmento y para ajustar ese fragmento en una visión conceptual más grande de lo que estás aprendiendo.

Fuente: Del curso «Learning How to Learn», de la Universidad de California En San Diego

Lee también:

La memoria y el aprendizaje

Sintetizar y El habito de los 30 segundos

El sueño en el aprendizaje

En el aprendizaje, la práctica lo hace permanente

Procrastinación

Uso de los modos Enfocado y Difuso

Las Emociones y el aprendizaje

Aprendizaje por Actitud

Creatividad y resolución de problemas

 

2 thoughts on “Cómo formar un fragmento para aprender”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *