Tendencias tecnológicas para 2021

El año 2020 ha sido un periodo de tiempo complicado para todo tipo de sectores. El tecnológico no ha sido uno de los más perjudicados por el efecto de la pandemia global, pero sí ha sufrido una transformación evidente en muchos aspectos, o ha supuesto que los procesos de transformación en curso se hayan acelerado o se hayan parado de un modo más o menos brusco.

Se ha afectado grandemente el trabajo presencial y herramientas como Teams de Microsoft o Zoom han irrumpido en nuestra cotidianeidad de un modo abrupto, al tiempo que las herramientas para tele-trabajar, tele-estudiar o para pasar, desde una perspectiva amplia, de la presencia a la tele-presencia, han sido adoptadas o impuestas sin mucho margen para refinamientos en aspectos como el de la seguridad o ciber-seguridad.

Dimensionando el espacio de trabajo y los procesos

Uno de los retos de las empresas ha sido el reducir el número de trabadores que pueden compartir un espacio laboral al tiempo que aumentan las necesidades.

Las oportunidades de negocio aumentan, pero siempre y cuando no haya que contratar a más empleados para atender los procesos de compra o contratación de servicios. Son procesos mecánicos y susceptibles de automatización, que en un modelo presencial de atención al cliente no interesa automatizar de facto, pero que en un modelo online sí interesa gestionar mediante robots de software.

Las tendencias

De hecho, la automatización es una de las tendencias esenciales del sector TI para 2021. Ni siquiera los grandes conflictos bélicos del siglo pasado pueden compararse al fenómeno de la pandemia global: el distanciamiento social, los confinamientos o la suspensión por tiempo indefinido de actividades como el turismo o los viajes han sido factores de disrupción en sectores como el turismo, el transporte, la hostelería o la industria en un entramado de efectos colaterales y reacciones en cadena que afectan de formas impredecibles a la economía.

Automatización robótica de procesos o RPA

La automatización de procesos o Robotic Process Automation (RPA) se ha erigido como una de las áreas de mayor crecimiento dentro del sector TI. Se trata de automatizar aquellas tareas repetitivas y sistemáticas que se llevan a cabo de forma habitual como parte de una actividad laboral frente a una o varias herramientas de software.

RPA se diferencia de la automatización tradicional en aspectos claves: así, un “robot” de software puede funcionar en el front-end de los sistemas en vez de tener que llevarse a los procesos de bajo nivel. De hecho, las soluciones RPA pueden programarse incluso por los propios empleados en muchos casos. La combinación de RPA, IA y Machine Learning para procesar información se denomina Hyperautomation.

Inteligencia Artificial e ingeniería de IA

La IA no es una disciplina nueva, pero necesita de elementos adicionales para que pueda aprovecharse de un modo efectivo y salir de la fase experimental actual. De ahí que una de las tendencias para 2021 sea la ingeniería de IA.

De un modo similar a como se empezó a llevar la ingeniería al mundo del software, ahora se está llevando a las soluciones de Inteligencia Artificial. Los métodos empleados en la IA son muy potentes, pero se está viendo que se necesita una visión “ingenieril” para aprovecharlos completamente.

De la seguridad a la ciberseguridad

Unos de los problemas asociados a “sacar” el trabajo de la oficina y llevarlo a los hogares o a los centros de coworking ha sido el de la gestión de la seguridad en las conexiones o en los propios equipos y dispositivos. Además, muchas de las plataformas de teletrabajo se han llevado o se están llevando a la nube desde configuraciones “on premise”.

Todo ello hace que las políticas de seguridad tengan que llevarse desde las organizaciones a los propios usuarios y a sus equipos y dispositivos empleados para conectarse remotamente o a los servicios en la nube. Con la adopción del modelo telemático de trabajo, muchas empresas han desplegado soluciones frágiles y vulnerables, expuestas a ciberatques y vulnerabilidades que es necesario eliminar de cara a hacer que los costes asociados con la seguridad no aumenten por encima de los beneficios que aporta.

La seguridad tiene que implementarse de modo que sea independiente de la ubicación. Esta tendencia está relacionada con la siguiente.

Operaciones desubicadas o “Anywhere operations”

Este año se ha visto cómo se ha llevado el trabajo desde la oficina hasta el hogar. Este concepto se está generalizando de modo que las empresas puedan diseñar modelos TI aptos para que los trabajadores desarrollen su actividad desde cualquier lugar y aptos para llevar los servicios y herramientas de trabajo a los empleados estén donde estén y usen las herramientas de trabajo que usen.

Es decir, los servicios y herramientas tienen que estar disponibles tanto en ordenadores como tabletas o móviles entre otros dispositivos. Esta tendencia está relacionada con la siguiente: la adopción de la nube como plataforma y el modelo “as a service”.

Adopción de soluciones cloud y el modelo “As a Service”

La nube se ha mostrado de gran utilidad para llevar negocios de cualquier tamaño a un modelo deslocalizado de un modo rápido y ágil. Llevando las herramientas de trabajo a la nube, las organizaciones han hecho posible que los trabajadores puedan desarrollar muchas de sus tareas incluso desde equipos como los Chromebooks sin mayores requisitos que una conexión de Internet veloz y de baja latencia, ya sea de fibra o 4G/5G.

Además, las empresas han sido capaces de llevar al espacio del eCommerce sus productos y servicios sin necesidad de invertir en infraestructuras TI propietarias, adoptando modelos de inversión escalables y progresivos capaces de adaptarse a la demanda de forma dinámica. El modelo cloud y “as a service” ha sido esencial para las pequeñas empresas.

Un ejemplo ha sido Zoom mismamente, escalando sus servidores dependiendo de los usuarios conectados y la calidad demandada.

5G, el momento de empezar a ver su verdadero potencial

De momento, 5G aporta poco más que un ancho de banda superior a LTE y una latencia también mejor. Pero es de esperar que en 2021 empecemos a ver servicios que solo son posibles usando tecnologías 5G, que empezarán a usar tecnologías Stand Alone o SA frente a la NSA actual.

Sectores como las comunicaciones críticas, los servicios de telecomunicaciones para control remoto de infraestructuras o para trabajo colaborativo en campos como la medicina precisan de tecnologías 5G SA con el network slicing. En 2021 deberíamos ser testigos de proyectos piloto que avancen modelos de negocio y servicios comerciales más adelante en segmentos como la industria, la medicina, el transporte o la gestión de infraestructuras.

El gaming en la nube, por ejemplo, solo es factible en movilidad usando 5G. LTE es insuficiente para un despliegue masivo de este tipo de servicios. Otro tanto sucede para la conducción asistida o autónoma.

Computación en el edge: cuando la nube no basta

La nube y cloud computing son tendencias con entidad propia, pero no siempre es posible satisfacer las necesidades de baja latencia o seguridad o disponibilidad que algunos servicios demanda usando cloud computing bajo un modelo de acceso a infraestructuras ubicadas en centros de datos a cientos o miles de kilómetros.

La computación en el edge se sustenta sobre el despliegue de centros de datos “nano” o “micro” en localizaciones próximas a los servicios propiamente dichos. Se reduce la latencia, se optimiza el ancho de banda y los procesos exigentes como los que necesitan tiempo real o casi tiempo real tienen más visos de cumplir con las especificaciones que se diseñen para cada servicio dado. Es una tendencia en campos como el IoT para analizar y procesar datos.

El uso de la computación en el edge se ha bautizado como fog computing, aludiendo a la metáfora de la niebla y las nubes, con la niebla más próxima al suelo que las nubes.

Del IoT al Internet of Behaviors o IoB

Esta es una tendencia muy reciente y emergente que hace referencia al uso de los datos personales sobre biometría, sensores como los de las pulseras de actividad, datos sobre estilos de conducción en los vehículos, rutinas de actividad diaria, etcétera, para ofrecer servicios personalizados y a medida. Por ejemplo, una persona con una actividad física frecuente podría tener ventajas en las bonificaciones de su seguro de salud.

Un conductor con un estilo comedido, sin estridencias o sin que haya eventos que supongan irregularidades en la conducción podría beneficiarse de descuentos en el seguro del automóvil. Según Gartner, para 2025 más de la mitad de la población estaría usando productos o servicios de este IoB.

La sostenibilidad como parámetro esencial para modelar productos y servicios

Con la pandemia global, se está poniendo también el foco en la sostenibilidad. De hecho, se calcula que incluso después de que haya pasado la emergencia sanitaria con la llegada de las vacunas y la inmunización de la población, el 50% de los viajes de negocios y un 30% de la actividad en las oficinas no se recuperará. Es una predicción hecha por Bill Gates recientemente, en la conferencia The New York Times DealBook.

Viajar o desplazarse a la oficina suponen aumentar el consumo de recursos energéticos como el combustible o invertir una cantidad de tiempo excesiva en el desplazamiento hacia la oficina, a costa de un perjuicio para los ecosistemas en un momento en el que el cambio climático está en el punto de mira como emergencia mundial, o en el que la conciliación de la vida personal y laboral empieza a verse como esencial para mejorar la calidad de vida de las personas.

La sostenibilidad está empezando a verse como una variable relevante de cara a validad o invalidad proyectos o propuestas, frente a su carácter marginal hace tan solo unos años.

Un año 2021 incierto, pero que se aborda desde el optimismo

Para el sector de las Tecnologías de la Información 2020 ha sido una prueba de fuego para los procesos de transformación digital que comenzaron hace unos años realmente están sustentados sobre pilares sólidos.

La realidad es que unos se han mostrado más robustos que otros: la nube ha sido clave para permitir que muchos negocios hayan sido capaces de sobrevivir o de reorientar sus modelos de negocio presenciales a otros tele-presenciales. La seguridad, sin embargo, no ha estado a la altura, especialmente en las empresas medianas y pequeñas sin departamentos TI suficientemente capaces.

Habrá procesos de destrucción de trabajos y negocios a causa de tendencias como la automatización de procesos, pero habrá margen para crear otros trabajos nuevos, u ocupaciones nuevas alrededor de tecnologías como 5G o el IoB o la IA desde la perspectiva de la ingeniería.

What’s next for technology in 2021?

Fuentes:

Arenas, M, (Diciembre 2020). “Tendencias tecnológicas para 2021” Recuperado de: Tendencias tecnológicas para 2021

 

Leer también

Las 10 Tecnologías Emergentes 2020

10 Tecnologías Emergentes 2018

Día Internacional de la Educación

Startups, Desafíos y errores

Tecnología para el trabajo remoto

Asertividad

Enfrentar nuestros miedos

Día Internacional de la Alfabetización

Dia del Abuelo en México

Día del Padre

Día Internacional de la Juventud

 

2 thoughts on “Tendencias tecnológicas para 2021”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *